jueves, 22 de septiembre de 2022

Plaiaundi, verano de 2022

Plaiaundi, verano de 2022

En la zona arbolada podemos escuchar a los grupos familiares de paseriformes que han criado en el parque. Las crías pidiendo comida de forma persistente. Los adultos trabajando a destajo para poder alimentarlas. Parece que las últimas especies en criar son el colirrojo tizón y el papamoscas gris.

En las lagunas vemos cómo van creciendo las crías de ánade azulón y friso, porrón europeo, fochas, zampullín chico, etc.

Al inicio del verano, poca actividad en el canal de Amute, Itzaberri y zona central de la bahía.

Algunas especies nos van abandonando para trasladarse a África a pasar el invierno.

Con la migración postnupcial van llegando especies procedentes del norte de Europa. Vamos viendo grupos y bandos de espátulas, garzas reales e imperiales, garcetas comunes, moritos, avocetas, avefrías, ánades rabudos, patos cucharas y colorados, etc.

También cigüeñas, alguna garceta grande, pagazas piquirrojas, andarríos bastardos, agujas colipintas y colinegras, correlimos común, menudo, gordo, tridáctilo y zarapitín, etc.



El día 18 de agosto fue un día de intensas lluvias y fuerte temporal en el mar. En los limos del canal de Amute llegaron a concentrarse alrededor de 60 estérnidos, entre ellos, ejemplares de charrán común y ártico, fumarel común y cariblanco, y varios charrrancitos. Vimos otros grupos en el Paseo Butrón de Hondarribia y en el espigón de Hendaya.

El día siguiente vemos un halcón de eleonora (adulto morfo oscuro) sobrevolando Itzaberri.

Día 28 de agosto, mediodía, mucho calor, vemos una carraca europea que sale volando de Plaiaundi para dirigirse al aeropuerto, donde se posa en unos arbustos. La llegada de un avión provoca que abandone la zona.

El día 30 de agosto vemos un espectacular bando de al menos 50 ejemplares de garza imperial sobrevolando el parque.

El día 9 de septiembre, 3 fumareles en los limos del canal de Amute, de ellos 2 comunes y 1 aliblanco.

Día 12 de septiembre, mediodía, con marea baja, vemos 7 pagazas piquirrojas posadas en los limos, en el centro de la bahía.

Se adjuntan imágenes de algunas de las especies observadas en Plaiaundi durante este verano.

En la 9ª fotografía se muestra detalle de la escalera de acceso a la torreta del Córner. Es lugar habitual de refugio para los días de temporal. Faltan peldaños. Otros están podridos. ¡Qué desastre!

El parque sigue igual de mal, sin ninguna supervisión enfocada a la protección de las aves.

El motor de la actividad en Plaiaundi y el resto de los humedales de la Bahía de Txingudi debería ser el diseño y gestión de actuaciones encaminadas a la protección de las aves. Si esto falla todo lo demás no tiene sentido. Sin embargo el parque va camino de convertirse en algo parecido a un parque temático, donde el éxito de la gestión va ligado al número de visitas, abandonando cualquier signo de identidad propio de una zona de especial protección de aves (si es que los ha tenido alguna vez).










































jueves, 25 de agosto de 2022

Próxima “Ampliación en Plaiaundi” con Bidegorri incluido.

 ¿De qué estamos hablando?

Próxima “Ampliación en Plaiaundi” con Bidegorri incluido.

Parece que ya hay un proyecto aprobado. Solo queda arrancar con las obras.

Se trata de una parcela de terreno delimitado por el Instituto de Plaiaundi, el parque de Plaiaundi, el rio “Mendelu erreka” y la carretera de circunvalación GI-636.



Esta parcela de terreno ha estado, durante décadas, ocupada por huertas. Hace 4 ó 5 años se eliminaron las huertas y se hizo una limpieza de la zona. El lugar, que actualmente dispone de zonas inundadas, árboles y diferentes tipos de arbustos, ha sido aceptado durante los últimos años por numerosas especies de aves, al disponer de un nivel de tranquilidad muy elevado, pues como se suele decir, en la zona “prácticamente no anda nadie”.

La actuación que se va a hacer es combinada, por una parte sobre la parcela citada, y por otra, un Bidegorri, que arrancará desde la zona de Osinbiribil-Santiagotarrak, pasando por debajo de los puentes de la frontera, transcurrirá entre la zona ferroviaria y el parque de Plaiaundi, siguiendo contiguo al Instituto de Plaiaundi, para avanzar recorriendo el perímetro de la parcela que nos ocupa, para seguir hacia Hondarribia, una vez atravesado el rio “Mendelu Erreka”.

¿Qué podemos decir de la nueva laguna?

El diseño que nos presentan de la nueva laguna es absolutamente básico. Se va a realizar un “vaciado”, rebajando la cota, para dejarlo como un espacio que se llenará de agua en función de las mareas. 

Es como si en un examen de la selectividad se pidiera dibujar la fachada de una casa lo mas detalladamente posible, y finalizada la prueba un alumno entregara la hoja no habiendo dibujado más que los cinco lados de un pentágono. Pues así de simple.

Qué hacer para mejorar el diseño de la laguna

Seria posible incorporar al lugar una amplia variedad de especies de aves, básicamente con las siguientes actuaciones:

-Colocando una barrera ó pantalla para aislar completamente la parcela de terreno (laguna-ampliación) respecto del Bidegorri.

-Crear una diversidad en el lugar, con varios islotes, zonas de limo, zonas de carrizo, arbustos seleccionados, posaderos para las aves, algún árbol frutal, etc. Hay expertos que sabrían hacerlo perfectamente

-Colocar una compuerta que regule la entrada de agua procedente de la bahía. Compuerta metálica de regulación, mas práctica y eficaz que las instaladas (en su día) en las lagunas de San Lorenzo y Txoritegi. Para algo están las nuevas tecnologías.

-Por otra parte, sería conveniente colocar una rejilla a la entrada, para evitar la entrada en la laguna de residuos sólidos, normalmente recipientes de plástico.

Cómo puede afectar el tránsito de personas por el bidegorri respecto a la estancia de aves en la nueva laguna.

Se trata, claro está, de aislar el bidegorri respecto de la laguna, dado que la zona de la que hablamos es una zona de especial protección de aves.

Comentaré 3 opciones:

1.-Aislamiento completo.

Se utiliza habitualmente en entornos comprometidos con la protección de las aves, para preservar su estancia en un ambiente tranquilo. Consiste en un cierre perimetral, a modo de pantalla confeccionado con tablas de madera dispuestas verticalmente.

Esta opción parece que no se ha aceptado. He oído decir que el motivo sería que se convertiría en un punto negro de seguridad. Por esa regla de tres, esa problemática pudiera trasladarse a todo Plaiaundi. ¿De qué medidas de seguridad dispone el parque?.

Mas bien creo que el verdadero motivo es que no quieren “presentar” un bidegorri que transcurra encajado entre una pantalla de tablas de madera por un lado y la pared que queda definida por el desnivel entre el parque y la carretera de circunvalación de la parte superior.

2.-Aislamiento parcial.

El cierre perimetral entre el bidegorri y la laguna consistiría en una malla ó red metálica, soportada mediante postes metálicos, ambos de altura suficiente (3 metros).

No hay motivo alguno para negar esta opción. Hoy en día el recinto del parque de Plaiaundi dispone de un cierre perimetral con malla metálica. El campo de atletismo que hay dentro del parque también. Lo mismo podría decirse de numerosas instalaciones públicas que hay en la localidad.

Sería una solución intermedia, aunque insuficiente. Bandos de aves en su ruta migratoria difícilmente aceptan estos escenarios, pues saben como se las gasta el ser humano. O dicho de otro modo, que en cuanto ven gente salen espantados del lugar.

En este apartado habría otra opción ó variante de cierre perimetral, que consistiría en una parte inferior continua formando un murete de hormigón, de 1,20 metros de altura, aprox,, colocando encima una barrera acústica con láminas de metacrilato transparente soportadas con perfiles metálicos (con numerosas siluetas de aves rapaces serigrafiadas para evitar que se choquen las aves contra la pantalla).

3.-Ningún aislamiento

La adopción de esta medida seria equivalente a colocar un gran cartel en la mitad de la laguna (por ej. de 20 metros x 20 metros), en el que dijera: “Bienvenido al parque temático de Plaiaundi, zona Z.E.D.A (zona de especial desprotección de aves), ayúdanos a echar a las aves”.

En esta tercera opción, si que podríamos ver especies amansadas, como el ánade azulón, adormilados en la zona, en espera de que lleguen los benefactores con las bolsas llenas de panes, para una vez atiborrados de comida, continuar durmiendo.

No es jugar a ser adivino, tenemos ejemplos en la bahía de Txingudi, de humedales con un bidegorri por el exterior, donde se adentran personas, y que son frecuentados a diario por numerosos perros sueltos, molestando y espantando a las aves presentes. Nunca he visto a nadie supervisando la zona, a efectos de evitar estas situaciones.



lunes, 20 de junio de 2022

Plaiaundi, primavera de 2022

Damos comienzo a la primavera con la presencia de un Piquero Pardo en la isla de Amuitz, junto al faro del Cabo Higer. Permaneció en el lugar durante muchos días, pudiéndose ver sus evoluciones para capturar peces, siendo siempre la citada isla su punto de partida y llegada.


Quedan restos de especies invernantes, que van marchando poco a poco.

Según avanza la primavera, además de las especies residentes en el parque, vamos viendo otras muchas, tales como:

-Torcecuello, Lavandera Boyera, Colirrojo Tizón y Real, Papamoscas Gris y Cerrojillo, Abubilla, Zarcero, Currucas Mosquitera y Zarcera, Collalba Gris, Tarabilla Común y Norteña, Alcaudón Común y Dorsirrojo, Tórtola Europea, ….

-Golondrina Común, Vencejo Común, Avión Común y Zapador, ….

-Polluela Pintoja, Cerceta Carretona, Combatiente, Archibebe Oscuro y Patigualdo Chico, Cigüeñuela, Aguja Colipinta, Correlimos Gordo y Tridáctilo, ….

- Morito, Garza Imperial, Garcilla Cangrejera, ….

- Fumarel Cariblanco y Común, Pagaza Piconegra, Somormujo Lavanco, ….

- Alcotán, Aguililla Calzada, Milano Negro y Real, Abejero….

Se observan dos ejemplares de Curruca Carrasqueña Occidental, por primera vez en Plaiaundi, que tengamos constancia.

Menos crías de anátidas que en años anteriores. Numerosos gatos deambulando por el parque.

También un Colimbo Grande, moribundo, víctima del enredo con aparejos de pesca y un gran anzuelo que le atravesaba la zona próxima al pico. Cada invierno veo uno ó varios muertos por tal motivo. Dudo que algún ejemplar de los que llegan en invierno salga con vida de la bahía. Por su bien, mejor que no vengan.

Las directrices que se marcan para la gestión del parque siguen dando la espalda al mundo de las aves.

Cuando, visitando otros lugares, uno ve los criterios de protección a las aves que se aplican en humedales y espacios naturales, se llega a la conclusión del tremendo atraso que hay aquí en la gestión de estas materias.

jueves, 31 de marzo de 2022

Plaiaundi. Invierno 2021-2022

Este invierno, además de las especies residentes en el parque, se han dejado ver otras que han pasado aquí el invierno, como cercetas comunes, chorlitos grises, lúganos, zorzales alirrojos y pinzones reales, entre otros.

No hemos visto ningún ejemplar de serretas, barnaclas ó eider común.

La fotografía de los zampullines cuellinegros no es de este invierno. Es un recordatorio de los grupos de esta especie que veíamos antiguamente en la bahía, aunque ya llevamos varios años sin verlos.


Se adjunta una imagen del cisne negro, que, al parecer, alguien ha matado a palazos en la bahía. De la interacción del ser humano con la naturaleza y los animales, uno no deja de sorprenderse. Lo había visto sobrevolando la bahía unos días antes. Una preciosidad.

sábado, 12 de marzo de 2022

Itzaberri

Por decirlo de alguna manera, es la “joya de la corona” del parque público Plaiaundi.

Es una parcela de terreno de 4 hectáreas de superficie aproximadamente. Situado en la Bahía de Txingudi, tiene forma rectangular. Dos lados limitan con el parque, el tercero con la bahía de Txingudi, y el último con el arranque del canal de Jaitzubia, junto al aeropuerto.

Es una zona de confluencia de aguas dulces y saladas, poco profundas.

Con la pleamar se inunda y cubre de agua, quedando al descubierto varios islotes, donde permanecen las limícolas y otras aves, en espera de que bajen las aguas y poder alimentarse.

Al bajar la marea queda toda la parcela al descubierto. Consiste en terreno de limo y arena con zonas de hierba compatible con el medio.


miércoles, 29 de diciembre de 2021

Plaiaundi, otoño de 2021

Durante este otoño podemos destacar un aspecto positivo y otro negativo.

El aspecto negativo sería el estado de abandono en el que sigue Plaiaundi y por extensión todos los humedales de la bahía de Txingudi.

Hablamos de las marismas de Jaizubia, Plaiaundi, Islas del Bidasoa, laguna de San Rafael en el aeropuerto y Oxinbiribil

Espacios sujetos a la protección de una ZEPA (Zona de Especial Protección de Aves). Tiene gracia la cosa, pues en la práctica, como protección, ninguna.

El enclave de Oxinbiribil, de gran riqueza ornitológica, no está incluido como ZEPA. Gran error de quienes trataron el tema. De sabios es rectificar.


En Plaiaundi y resto de la bahía de Txingudi no hay ninguna normativa enfocada a la protección de aves, que se sepa.

El punto de partida, básico, sería la señalización y la supervisión. Actualmente la señalización es absolutamente insuficiente y falta de eficacia. Señalización acomplejada. Pongo algo, “para que conste”, pero a sabiendas de que no se entera nadie.

Durante años, en el día a día, hemos comentado con visitantes sobre comportamientos irregulares: “Oye, no lleves los perros sueltos que las aves están criando a nivel de suelo, las crías no pueden volar, y podrían matarlas”, “Oye, no te lleves los frutos, que es la comida de las aves”, “Oye no des de comer a las aves, que alteras su comportamiento y niveles de autoprotección”,  etc.

La respuesta siempre la misma: “¿Dónde pone eso?”. En la práctica nadie se entera de la señalización que hay a la entrada. Hay que evaluar la eficacia de la señalización.

La razón de ser de una zona especial de protección de aves es la protección de las aves. La única manera de hacerlo, de manera eficaz, es con supervisión “sobre el terreno”. Lo demás es absolutamente secundario.

Y en Plaiaundi, en cuanto a supervisión sobre el terreno, enfocada a la protección de las aves, ninguna. Abandono total.

En cuanto a las aves observadas durante el trimestre, pues todo bien, gracias.  

domingo, 19 de diciembre de 2021

Gaviota de Bonaparte - Larus philadelphia. Primera cita para Txingudi

El día 8 de diciembre era uno de esos días de lluvia y viento, muy desapacible pero que invitaba a pensar que podía llegar algún ave "nueva" al parque. Entre chaparrón y chaparrón me puse a mirar en el canal de Amute de Plaiaundi un grupo de unas cien gaviotas, entre reidoras y cabecinegras. Habitualmente, cuando hay un grupo así, busco alguna más pequeña, de pico negro, y que tenga la parte trasera del cuello grisácea. Y en ello estaba cuando de pronto di con una gaviota posada en el agua, cuyos rasgos coincidían con lo que estaba buscando; ligeramente menor que las reidoras, de pico pequeño negro y fino, y cuello grisáceo por detrás, además de una mancha auricular grande. Se trataba de una Gaviota de Bonaparte, una rareza nacional divagante de Norteamérica.


Estuvimos observándola durante un buen rato, de manera que también vimos que sus patas eran de color rosa pálido y que en vuelo carecía de la sombra oscura en los extremos alares que presentan las reidoras.

domingo, 12 de diciembre de 2021

Mosquitero de Hume, MEGA en Plaiaundi

Esta última semana, que va del 06 al 12 de Diciembre de 2021, ha sido una semana de pajareo realmente interesante y que quedará para nosotros en el recuerdo para siempre.

Han sido días especialmente duros. Ha habido momentos en los que los caminos del Parque Ecológico de Plaiaundi estaban inundados de agua. Momentos con intensas lluvias y fuertes vientos, en los que de poco valía el paraguas y había que están continuamente secando las lentes de prismáticos y cámara fotográfica. Gracias a la torreta que hay en el córner podíamos mantener el tipo. Lo demás, en el parque, nadie. Hace muchos años que no veíamos temporales de tal intensidad y durante tantos días.

Durante esta semana conseguimos localizar e identificar, tres especies de especial relevancia.

El día 06, en el parque de Oxinbiribil localizamos una Polluela Bastarda (Porzana parva).

El día 08, localizamos, en el canal que transcurre entre el aeropuerto y Plaiaundi, un ejemplar de Gaviota de Bonaparte (Larus philadelphia), posada junto a un grupo de gaviotas reidoras.


El día 09, tras tomar la decisión de abandonar rápidamente el parque, en un ambiente de intensas lluvias y muy poca luminosidad, tras sobrepasar la altura de la torreta de lo que denominamos “el camino del medio”, escucho en dos ocasiones el reclamo de un pajarillo que se mueve por entre las ramas altas de los árboles. Mirando con los prismáticos no se veía mas que una silueta negra. No volvió a reclamar.

miércoles, 24 de noviembre de 2021

Charrancito Americano - Sternula antillarum. MEGA-rareza en Jaizkibel

El 26 de septiembre de 2019 estábamos pajareando por Jaizkibel (montaña situada entorno a la Bahía de Txingudi, bañada por el mar Cantábrico en Gipuzkoa, País Vasco) cuando en una zona de rocas y acantilados vi un ave pequeña parada, que en un primer momento pensé que podía ser una lavandera blanca, ya que habitualmente solemos verlas cerca de ese lugar. Pero me extrañó lo quieta que estaba. Miramos con el telescopio y vimos un ave cuya cabeza nos recordaba mucho a un Charrán de Fórster (Sterna forsteri) porque presentaba una máscara negra que le cubría desde el ojo hacia atrás, sin llegar a juntarse por la nuca, y el píleo era totalmente blanco. 

Charrancito Americano - Sternula antillarum en Jaizkibel, Gipuzkoa (Septiembre 2019)
"... en un primer momento pensé que podía ser una lavandera blanca..."

Cuando nos acercamos para poder obtener mejores imágenes del ave, comprobamos que efectivamente era muy pequeña y que no podía tratarse de un Charrán de Forster porque también mostraba otros rasgos que lo descartaban.

martes, 2 de noviembre de 2021

PLAIAUNDI = ABANDONO

 Uno de los indicadores del grado de civismo de una determinada sociedad, es sin duda, su grado de compromiso con la defensa del medio ambiente y la protección de los animales.

Aunque cada vez menos, existen lugares que por su reconocida riqueza ornitológica son tratados como zonas de especial protección de aves.


Hay algunos próximos que están muy bien gestionados. Por citar algunos, la Reserva Ornitológica de Le Teich, en la bahía de Arcachón, Aquitania, o los Espais Naturais del Delta de Llobregat en Cataluña, o la Reserva Natural de s'Albufereta en Mallorca.

miércoles, 29 de septiembre de 2021

Plaiaundi, verano de 2021

Comenzamos el verano con las aves residentes en el parque avanzando en su proceso de cría. Discretamente primero, mientras las crías permanecen en el nido. Una vez que lo abandonan, se hacen notar, con grupos familiares en movimiento, las crías pidiendo comida y los adultos trabajando para capturar el alimento. Muchas, al cabo de unos días, van abandonando la zona para aventurarse en otros lugares.


Según avanzaba el verano nos iban abandonando las especies de aves que en primavera fueron llegando desde África, permaneciendo con nosotros el tiempo preciso para criar, y una vez que las crías estuvieran en condiciones de volar largas distancias poder retornar a sus lugares de invernada.